Desde EEUU fomentan fascismo y fanatismo religioso de grupos evangélicos

GAMBA.CL  18 DICIEMBRE 2019

(Extractos) El explosivo auge del fascismo en el mundo no fue una coincidencia, fue la respuesta de los más ricos para mantener sus privilegios ante la crisis del capitalismo, y ya está más que comprobado que grandes fortunas de EEUU se encuentran financiando los movimientos de ultraderecha en todo el mundo.

Ver entrada

En este contexto Chile no es una excepción, y una investigación de CIPER (*) reveló que a José Antonio Kast le están pagando para fomentar el fanatismo religioso, quitar libertades, acabar con la Educación y promover leyes contra las mujeres y la comunidad LGBT (…)

(Nota: Kast exparlamentario y excandidato presidencial en 2017 lidera en Chile el “Partido Republicano” de extrema derecha)  

El 15 de junio de 2017 se lanzó la Declaración de México, un manifiesto suscrito por 670 parlamentarios de 18 países de América Latina que se opone a que las resoluciones de la OEA y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, así como los fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, obliguen a los estados miembros a modificar sus leyes locales “en asuntos relacionados a la vida, la familia y la libertad religiosa”.

Esa reunión no tuvo solo como objetivo la firma de una declaración. Fue un acto fundacional: los suscriptores pusieron en marcha el Congreso Hemisférico de Parlamentarios.

Desde allí se articularían sus fuerzas políticas, económicas y religiosas, para evitar en estos 18 países que se amplíen las libertades individuales en materias como aborto y derechos reproductivos, educación sexual, matrimonio homosexual y equidad de género.

En corto y simple: la declaración y el Congreso Hemisférico son hitos públicos del lobby internacional cristiano que presiona a gobiernos y parlamentos americanos para impedir que legislen a favor de lo que las fuerzas conservadoras llaman “ideología de género” (…)

El lobby que desembocó en la reunión de México ha sido impulsado y generosamente financiado por poderosas asociaciones cristianas de alcance internacional, donde el rol de mayor peso lo ha jugado la estadounidense Alliance Defending Freedom (ADF).

En este tipo de organizaciones confluye el poder de grupos católicos y evangélicos conservadores, constituyendo una alianza de dos sectores cristianos que hasta hace algunos años caminaban por veredas diferentes y hasta antagónicas (…)

Este impulso no solo fue el motor de la elección de Donald Trump, sino que también fue determinante en el fulminante crecimiento de la bancada evangélica brasileña que pavimentó la victoria de Jair Bolsonaro, así como en el triunfo del “No” al acuerdo de paz con las FARC en el plebiscito colombiano.

Todas esas victorias en votaciones populares se deben en gran medida al apoyo creciente que reciben sus dirigentes y articuladores desde entidades nucleadas bajo el paraguas de ADF.

En general, la influencia de estas poderosas organizaciones cristianas conservadoras se ejerce a través de cauces “legales” de asesoría legislativa y lobby regulado.

Pero también hay evidencia de que en algunos países se impulsaron negociaciones reservadas para asegurar que los votos evangélicos beneficiaran a ciertos políticos, bajo el compromiso de que estos impulsarían normas anti aborto y contrarias a la ampliación de derechos de las minorías sexuales.

Compromisos que aseguraban la designación de cristianos conservadores en puestos clave para las políticas de salud, educación y relaciones internacionales (…)

El eje de la acción de ADF es la defensa jurídica de los “valores” profesados por el cristianismo más conservador.

Nació en EEUU en el año 2000, en respuesta al avance de las normas liberales que en ese país limitan o prohíben las manifestaciones religiosas en la educación pública, garantizan el acceso al aborto y amplían los derechos de homosexuales (…)

Los registros públicos estadounidenses de organizaciones sin fines de lucro, indican que la ADF maneja un presupuesto que en los últimos años ha escalado hasta US$ 50 millones (de dólares).

Aunque sus integrantes son mayoritariamente evangélicos, entre sus miembros también hay una minoría católica. De hecho, quien la presidió desde su creación hasta 2017, Alan Sears (colaborador del ex presidente Ronald Reagan), es un abogado “católico romano”.

Hasta mediados de esta década (ha dicho el propio Sears) la ADF colaboró con más de 3.000 organizaciones y formó a cerca de 5.000 abogados provenientes de 20 países, 1.400 de ellos a través de su programa para jóvenes becarios Blackstone Legal Fellowship (…)

Los evangélicos tienen radios, canales de TV por cable y muchos recursos (…)

Political Network for Values (PNV) ha estado relacionada con ADF en la organización y promoción de eventos que reúnen a políticos conservadores y de ultraderecha. El principal vínculo de PNV con Chile tiene nombre y apellido: José Antonio Kast (…)

En 2015, Kast asistió a la cumbre organizada por PNV en Nueva York. También como expositor en la Tercera Cumbre Transatlántica de PNV, el 4 y 5 de abril de 2019 en Bogotá, Colombia.

El programa del evento reunió al ex presidente colombiano Álvaro Uribe, a representantes del ultraderechista primer ministro de Hungría, Víctor Orban, y al ministro de Educación de Jair Bolsonaro, Ricardo Vélez (…)

Siempre es bueno recordar que la “ideología de género” NO EXISTE. Es un enemigo imaginario que inventó la ultraderecha para distraer a la población del verdadero enemigo de la sociedad: La inmoral acumulación de riquezas de los más ricos (…)

José Antonio Kast no sólo es un empleado de los grandes empresarios de Chile, sino que además es la mascota a sueldo de las organizaciones religiosas de EEUU. Y tal como pasó con Pinochet, todo esto en nombre del “patriotismo”.

Esto es el fascismo: Quitar libertades, eliminar derechos, fomentar el fanatismo religioso y acabar con la educación para fomentar la estupidez y la ignorancia.

Basta ver la historia del fascismo en el mundo para comprobar que la Clase Trabajadora no tiene nada que ganar y siempre sale perdiendo. Por algo el fascismo está siendo financiado por los grandes empresarios.

(*) CIPER: Centro de Investigación e Información Periodística. Realizó el trabajo de campo para los reportajes de la red Transnacionales de las Fe, entre noviembre de 2018 y marzo de 2019.

CIPER formó parte de la investigación periodística internacional Transnacionales de la Fe, integrada por 16 medios de comunicación de 13 países, coordinada por Columbia Journalism Investigation de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia (EEUU).

Esta red colaborativa rastreó las fórmulas que utilizan ADF, y otras organizaciones cristianas que la orbitan, para influir en las políticas gubernamentales y los debates legislativos desde EEUU hasta el Cono Sur.

Fuentes:
http://www.gamba.cl/2019/06/se-acaba-el-fraude-de-jose-antonio-kast-ciper-revelo-que-organizaciones-de-ee-uu-le-estan-pagando-para-fomentar-el-fanatismo-religioso-y-promover-leyes-contra-las-mujeres/
https://ciperchile.cl/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s