Las lecciones del Maine para entender lo que pasa en Venezuela

La explosión del Maine se utilizó como excusa en Washington para intervenir en la guerra entre Cuba y España.

El 15 de febrero de 1898 explotó en la bahía de La Habana el acorazado Maine de la marina estadounidense, dejando un saldo de 266 muertos. El hecho justificó la intervención de EEUU en la guerra hispano-cubana. A 121 años de este dramático acontecimiento, te contamos qué tiene en común este escenario con el contexto actual de Venezuela.

La explosión que destrozó al acorazado estadounidense Maine en el puerto de La Habana fue una de las mayores tragedias de la ciudad en el siglo XIX. Pero, ¿en qué contexto llegó el Maine a La Habana?

Sputnik entrevistó al historiador cubano Ernesto Limia Díaz, quien dijo a Sputnik que “la explosión no fue un hecho aislado, fue el detonante de un plan que ya estaba trazado”.

A finales del siglo XIX, EEUU emergía como una potencia económica de primer nivel tras el surgimiento del capital financiero. Pero no era una gran potencia militar. Esto le planteaba una serie de desafíos para abrirse a un mercado que estaba repartido entre las potencias europeas.

Gran Bretaña era el principal competidor, con la armada más desarrollada del mundo en ese entonces, y el mercado más importante que se disputaban las grandes potencias era China.

Pero para llegar a este gran mercado los estadounidenses necesitaban crear un canal en el istmo de Centroamérica e incorporar bases carboneras en el camino. El territorio ideal era Filipinas, entonces colonia de España.

Además, ese canal debía ser resguardado de un posible ataque de las potencias europeas en el Atlántico y para defenderlo necesitaban Guantánamo, también en manos españolas.

En 1898 EEUU se da cuenta de que España en Cuba está derrotada y fue un “ahora o nunca”. Como una “visita de cortesía” llegó el acorazado Maine a La Habana. “El Maine entró a la bahía el 24 de enero con los cañones apuntando a la ciudad, era un hecho que la supuesta visita constituía una provocación”, indicó el estudioso.

El 15 de febrero, los 352 hombres del complemento estadounidense estaban en el barco, y sólo tres había sido autorizados a salir a un almuerzo en la bahía. “Pero el capitán y toda la tripulación estaban en el buque, al contrario de lo que se dice que habían salido porque sabían que iba a explotar. Eso es incierto”, aseguró el catedrático.

Sobre las 9 de la noche ocurría la primera explosión y se empezaba a hundir el barco. La ciudad en pleno acudió a asistir aquella tragedia y muchos de quienes estaban allí perecieron en una segunda explosión minutos más tarde. Los habaneros asistieron a las honras fúnebres de los marinos fallecidos y en su honor se construyó años más tarde un monumento en el malecón de la capital cubana.

Según explicó Limia, la teoría de que pudo haber sido explotado por un torpedo, era probable pero no favorecía a ninguna de las partes. “Este tipo de buques tenía el depósito de carbón muy cerca de las municiones, y el carbón además era muy volátil. Investigaciones científicas de los británicos y de los propios norteamericanos cien años después, apuntan a que fue un accidente a partir de esta cercanía”, dijo el profesor.

Pero sin esperar resultados, Theodore Russell, quien era entonces el subsecretario de la marina de EEUU declaraba que se había producido “una agresión.”

Una junta de investigación estadounidense realizó un extenso examen de los restos e informó al Departamento de Marina que la explosión fue causada por una mina exterior. Es así como el Congreso estadounidense aprobó la intervención en la guerra hispano-cubana con propósito pacificador. Un mes después, comenzó la guerra entre España y los Estados Unidos.

Años después se conoció que Tomás Estrada Palma, entonces el delegado cubano de los mambises en EEUU (aunque después de la intervención fue el primer presidente de la República de Cuba) envió una carta a la Isla a finales de enero advirtiendo que ya había un plan que garantizaba la intervención directa sin anexión.

“Es decir que desde antes del accidente ya había un plan trazado. El envío del acorazado a La Habana solo tenía el objetivo de cazar un pretexto. Lamentablemente ocurrió el accidente, pero fue suficiente”, explicó Limia.

Lecciones para Venezuela 2019

Ante la amenaza de una posible intervención en Venezuela, luego de la autoproclamación del opositor Juan Guaidó como presidente interino y el reconocimiento de EEUU, Brasil, Colombia, Chile y otros países europeos, el profesor cubano advierte un escenario que guarda similitudes con los hechos del Maine hace más de un siglo.

“Con el resurgir de los Gobiernos de derecha en América Latina, hay una coyuntura que le ha permitido a EEUU creer que este es el instante para derrotar el chavismo y que es ahora o nunca. Ellos están buscando un pretexto y nosotros como humanidad no podemos permitir la ocasión, y para eso hay que movilizar a la opinión pública”, advirtió Limia.

“Hace 12 años no existía la prensa que existe hoy, pero EEUU había preparado a la opinión internacional para supuestamente ayudar a los cubanos con un fin pacificador. Es el mismo esquema, hoy aplican la filosofía del despojo en Venezuela para luego enviar ayuda humanitaria con la supuesta intención de ayudar, lo que es irónico porque esta ayuda está estacionada en una de las ciudades más pobres de Colombia”, sostuvo el analista.

Según advierte Limia, la búsqueda de un pretexto pasó por la situación de tensión con la embajada de EEUU en Caracas, buscando que el Gobierno de Nicolás Maduro aplique la fuerza a los diplomáticos que se resistieran a salir del país, “pero eso no les sirvió”.”Ahora pasaron a la frontera con esta supuesta ayuda, pero siguen construyendo un imaginario donde el mundo vea que la intervención tiene un objetivo pacificador”, destacó.

“Hay una situación tan compleja, que el Maine venezolano puede ser cualquier cosa: un supuesto error en la frontera, que le suceda algo a Guaidó…el peligro es inminente. Hay un plan en curso que es invadir a Venezuela y cuando estas cosas salen a la luz pública es porque la maquinaria está corriendo”, concluyó el historiador cubano.

(Tomado de Sputnik)

Esta entrada fue publicada en Análisis Político y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s